COMPARTIR
Todo comenzó con Audrey

“Desde la vida de los diseñadores más importantes de todos los tiempos, hasta el día a día en una pasarela, pasando por las dificultades de trabajar en una redacción de una revista. La moda, manifestándose en todas sus variantes, se ha ganado un hueco enorme en el cine.

A finales de los años 50 empezó todo, concretamente con una de las musas por excelencia del séptimo arte: Audrey Hepburn. Icono de la moda y el cine, Audrey representó el papel de modelo en Funny Face (1957), uno de los primeros filmes sobre moda pioneros en el cine. Desde entonces, la gran pantalla acoge las más cautivadoras tramas sobre el mundo textil, convirtiéndonos a todos en Fashion Victims por un momento.

Multitud de cineastas han querido mecer en sus brazos todo tipo de dramas de este cosmos de la  seda y el lino; pero no solamente es la moda quien se manifiesta en el cine, los más importantes diseñadores se han nutrido de las escenas más célebres del celuloide para dar vida a sus piezas. Y no es necesario irnos a Hollywood para conocer las ideas que diferentes modistos han tomado prestadas del cine para crear, solo debemos volver nuestra mirada hacia la Seminci.

Ribera del Duero intensificó la relación entre cine y moda durante la Semana Internacional del Cine de Valladolid. El viernes 28 de octubre, nueve jóvenes diseñadores tuvieron la oportunidad de mostrar sus creaciones en una pasarela gracias al desfile de la colección “Vestidos Ribera del Duero”. Todas las piezas estuvieron basadas en grandes clásicos del cine y, además, inspiradas en la naturaleza de los vinos ribereños.

La ganadora del Premio Ribera del Duero a Mejor Diseñador Novel fue Eva Brizuela, que señaló que su vestido “está inspirado en la película No es pecado, de Mae West”. “La diseñadora del vestido original en el que me he basado es Edith Head. He hecho un transformación basándome en  la gama cromática de los vinos de la Ribera del Duero”, añadió.

Desde El Diablo se viste de Prada (2006) hasta la ya citada Funny Face, pasando por Mary Poppins (1964), No es pecado (1934) o La Ventana Indiscreta (1954), de Hitchcock, inspiraron a estos jóvenes modistos. Aunque la representación textil de títulos cinematográficos fue muy variada, hubo elementos comunes en todas las piezas: los colores burdeos y rosados y las hojas de las viñas de la Ribera del Duero.

Los originales modelos, junto con la mágica esencia del cine y el intenso sabor de los vinos de la D.O. Ribera del Duero, confirmaron durante el evento una de las más famosas citas de Audrey HepburnLa elegancia es la única belleza que nunca se desvanece”.